Los Broncos firmaron su derrota sacándole el balón de las manos a Russell Wilson

Los Broncos firmaron su derrota sacándole el balón de las manos a Russell Wilson

Los Broncos firmaron su derrota sacándole el balón de las manos a Russell Wilson

Denver maakte al duidelijk dat het in de AFC West-competitie gaat vechten met de grote zwakte in de positie van hoofdcoach –Nathaniel Hackett– in de divisie

Al arranque del pasado receso de temporada, los Denver Broncos concretaron uno de los mayores canjes en la historia de la liga door een quarterback veteraan, enviando a los Seattle Seahawks dos selecciones de primera ronda, dos selecciones de segunda ronda, een quarterback, een ala cerrada en een verdedigingsuitrusting door los derechos de Russell Wilson.

Después, pasaron todo el verano hablando de cómo el liderazgo de Wilson –een winnende quarterback van superkom y nueve veces uitgenodigd al Pro Bowl— los llevaría al siguiente nivel, installeren in de traditie van pasadores previos de la franquicia als John Elway en Peyton Manning.

Een inicios del mes, los Broncos otorgaron een uitbreiding van contracto a Wilson door cinco en 242.588,236 dólares, estableciéndolo stevig entre los best cinco pagados en la NFL de acuerdo en meerdere criteria, desde salario promedio anual hasta dineroguarantizado.

Entonces, después de todo ese preámbulo, ¿estaban los Broncos listos para dejarse guiar por Wilson hasta la victoria in el mismo LumenVeld donde el quarterback conjuró tantas victorias al frente de los Seahawks?

Nee, precies.

In een van de beslissingen die serán más cuestionadas a lo largo de toda la temporada regular que apenas empieza, el hoofdcoach novato de los Broncos, Nathaniel Hackettbesloten om sacar el balón de manos de Wilson con el juego en el balance, abajo por un punto y tiempo de sobra, para apostar en su lugar por un intento de gol de campo de 64 yards que hubiera empatado el segundo más largo jamás omgezet in la historia de la NFL.

Con 1:11 door jugar y tres tiempos por pedir a su disposición, y enfrentando una cuarta oportunidad y 5 por avanzar, los Broncos Hicieron a un lado a su futuro miembro del Eregalerijcon todo y su contrato nuevo de casi un cuarto de millardo de dólares, para dar paso a sus equipos especiales y a un pateador nl Brandon McManus that ahora está con un gol de campo convertible de ocho intentionos desde 60 yards o meer como profesional.

Het resultaat van een gol de campo fallado que sentenció la victoria de Seattlepor 17-16, en el primer “Maandagavond voetbal” del an.

Is er een? McManus accepteerde de responsabilidad por el fallo desde un punto en el campo donde él mismo voelde zich verplicht om zich te bekeren, no le podemos descargar la culpa a Hackett de la decisión de tratar de ganar por la route más difícil and esa situación dada.

¿Recuerdan aquella famous frase de “Let Russ cook?”, que tanto pedía el quarterback Durante sus últimos años con los Seahawks? Bueno, en su regreso a la ciudad, tampoco lo dejaron cocinar.

Desde luego, los Broncos geen tenían ninguna garantía de que sacarían el triunfo si mantenían a Wilson er is het offensief in el campo. Y desde luego, los Broncos cometieron toda clase de errores Durante el partido, incluyendo dos balones sueltos perdidos des de la yarda 1 del rivaal.

Als je niet gelooft dat je quarterback bent, kun je in deze situatie 5 yards krijgen, ¿para que pagar tanto por él a Seattley par que brindarle una extensión tan duur?

Met het besluit van Hackett, denver dejó escapar su grotere waarschijnlijkheid del triunfo, y la grotere waarschijnlijkheid para Wilson de callar algunos de los abucheos that constant recibió a lo largo de toda la noche en el mismo lugar donde tantas veces le aplaudieron.

También, los Broncos déjaron en claro que, en la competida AFC West –que pinta como la plus división de la NFL en el año– son ellos los que van a la batalla con la mayor debilidad en el puesto de hoofdcoach en la división.



#Los #Broncos #firmaron #derrota #sacándole #balón #las #manos #Russell #Wilson

Leave a Comment

Your email address will not be published.